sábado, 13 de agosto de 2011

Eduardo Lara e hija, ¿dónde está tu dios ahora?

La irracionalidad religiosa, ha copado todos los ámbitos de la sociedad, y uno de los deportes más populares del mundo, no se ha salvado de la superstición. Vemos repetidamente, cómo el técnico de la selección Colombia sub-20, se encomienda a dios y a la virgen para obtener la bendición divina, y luego, cuando obtiene el triunfo; ¡no hay duda! Fue gracias a dios, y entonces hay que ir a pagar la promesa hecha a la virgen en agradecimientos por haber ayudado al equipo a lograr el triunfo.

“Yo respeto pero no comparto”, dicen algunos ateos laxos, al referirse a tanta irracionalidad. Mi caso es diferente; yo no comparto, y tampoco lo respeto; la ridiculez de las afirmaciones de los creyentes fanáticos al fútbol es tan extrema, como decir que en un campeonato mundial que está en la fase de muerte súbita, puede darse el caso de que los dos equipos enfrentados clasifiquen a la siguiente ronda. Es imposible; en un campeonato mundial en la fase de muerte súbita, solo un equipo por partido puede clasificar; no pueden haber dos ganadores o dos perdedores, debe haber un ganador y un perdedor.

No importa si nuestro técnico y los jugadores se encomiendan a la virgen del Carmen; y el técnico y los jugadores mexicanos se encomiendan a la “milagrosa” virgencita de Guadalupe. ¿Cómo elige dios o la virgen, quién será el equipo ganador? ¿Usan una moneda?. Al parecer, dios y la virgen, dejan todo en manos del azar; sabemos que el azar existe, y es el fundamento de los casinos y las loterías. El azar existe, y se puede demostrar; y no se requiere de un ser sobrenatural para que el azar haga su trabajo.

Así que, señor Eduardo Lara, jugadores e hinchas creyentes en amigos imaginarios. ¡A rezar a otra parte!, dios no existe, y México se los ha demostrado. Ahora irán los manitos a pagar la promesa a la guadalupana, y tristemente, la irracionalidad religiosa seguirá campante en los estadios del mundo.


De nada sirve rezar Flanders, yo mismo acabo de hacerlo y no vamos a ganar los dos.
(Reverendo Alegria)


¿Qué le voy a decir a dios el día del juicio?



Sólo en los Estados Unidos, el estado ha fijado la fecha de muerte de decenas de
personas,  En muchos casos, la ejecución se cumple sin contratiempos. Miles
de personas a diario, se quitan la vida por mano propia o le quitan la vida a
otras personas, demostrando que no hay dioses que decidan el dia
de nuestra muerte.
Esta historia la hice cuando otro cristiano me salió con la temible pregunta ¿Qué le voy a decir a dios el día que sea juzgado?. Trataré de responderla con esta historia basada en los argumentos de los creyentes, que lamentablemente, difieren mucho, y es imposible lograr unanimidad entre los creyentes respecto a lo que sucede después de la muerte.


Hoy es el día más importante de mi existencia. No me refiero al matrimonio; ni al divorcio, ni a una graduación con honores en alguna universidad, y tampoco me refiero a la difícil decisión de qué hacer al haber ganado el premio mayor de la lotería. Me refiero a un juicio en el que yo soy el acusado y el juez debe dar el veredicto.

Todo empezó el triste día que me robaron mi celular. Caminaba hacia mi casa, cuando fui abordado por los delincuentes, quienes pidieron mis pertenecías; y yo sin darle tiempo a los delincuentes que portaban armas blancas, disparé con mi arma de fuego que cargaba para defensa propia; disparé varias veces, dando muerte a los dos delincuentes. Me entregué a la policía; la fiscalía me acusó del doble homicidio, y enfrenté la pena de muerte. Inmediatamente dejé de ser ateo, y me convertí al catolicismo; le pedí a dios todopoderoso rico en amor y misericordia, que evitara mi inminente ejecución. Rezaba frente al crucificado y le pedía, que por los méritos del beato Juan Pablo II, evitara mi muerte mediante una inyección letal, y que la virgen María intercediera ante el creador, para evitar mi triste destino. Mis súplicas no fueron escuchadas, y me convertí en una de las miles de personas juzgadas y ejecutadas por la mano del ser humano, sin que nada pudiera salvarlas. En los estado Unidos, miles de personas condenadas a muerte, ya tienen su fecha de ejecución firmada y ejecutoriada, y sólo la milagrosa clemencia de la corte suprema de justicia puede salvarlos; clemencia que en la mayoría de los casos no se obtiene.

No me refiero al juicio de los humanos, en el cual fui condenado y ejecutado con una inyección letal. Me refiero a un juicio más importante. Me refiero al juicio donde el supremo juez decidirá si mi destino consiste en un hermoso paraíso eterno, o en un horroroso infierno donde será el llorar y rechinar de dientes; donde el fuego no se apaga y los gusanos nunca mueren. Si has leído el libro que los cristianos consideran la palabra de dios, notarán que he usado palabras contenidas en dicho libro al referirse al infierno. Dios me juzgará; el mismo dios que no evitó que los humanos me matarán en castigo a mi delito que cometí en defensa propia.

Estoy en el recinto con el supremo juez, acompañado de millones de personas que murieron el mismo día. Observo como dios pone, a unos a su diestra y a otros a su siniestra; y en ese momento recuerdo haber estado en la santa misa en la tierra, y el evangelio anunciaba que dios nos separaría como un pastor que separa a las ovejas de las cabras; a unos los llamaría a su reino de dicha y gloria diciendo, “venid a mi venditos de mi padre, porque tuve hambre y me disteis de comer… tuve sed y me disteis de beber… estuve enfermo o preso y me vinisteis a ver…” y a los de su izquierda les dirá, mandándolos directo al averno, “alejaos de mi malditos de mi padre, porque tuve hambre y no me disteis de comer… tuve sed y no me disteis de beber… estuve enfermo o preso y no me visitasteis." Los católicos que no se pierden la misa, entenderán de qué hablo; yo tampoco me perdía la misa, y casi siempre echaba la limosnita al cura para que tuviera que comer. Pero a mis veinte años me volví agnóstico; un año después me volví ateo, y otro año después me convertí en activista ateo. Inmediatamente comprendí que no tenía sentido seguir yendo a misa siendo ateo, ¡sí! así es, era ateo y seguía actuando como un católico devoto ¿conoces algún amigo que esté pasando por esa situación? ¡Tal vez tú estés pasando por el mismo problema!. No volví a misa, y después de un tiempo, apostaté de la iglesia católica mediante una carta dirigida al obispo de la diócesis, en la que incluí mi rechazo a la creencia en el espíritu santo, un pecado que según la biblia, es imperdonable. Me metí con los curas, a los que reproché por su aberrante homofobia y las incoherencias entre lo que predican y lo que hacen. Mi destino estaba sellado; iré al infierno eternamente. Pero al igual que en la tierra, donde fui juzgado por doble homicidio en defensa propia; decidí enfrentarme al desgraciado juez.

¿por qué los creyentes acuden al sistema judicial humano,
si de verdad creen en el jucio de dios? ¿será por esa
creencia que la iglesia ha ocultado los casos de curas
pederastas? ¿será que sólo quieren evitar el doble
juzgamiento por el mismo delito?.
Sin dudarlo le dije a dios “no quiero tu infierno por el clima, me parece aberrante que un dios amoroso haya creado semejante lugar ¿acaso no sabes que la santa inquisición ya pasó de moda? y tu cielo es muy aburridor; en la tierra me aburría una puta misa de una hora ¿y tú quieres que pase toda la eternidad adorándote, viejo ególatra?¿no te conformas con los que te adoran en la tierra?, déjame volver a la tierra; tengo hijos pequeños que están necesitando de mi trabajo; tú sabes que no soy un delincuente, y que fui condenado injustamente en la tierra y por eso estoy acá enfrentando tu juicio.”



 Dios me respondió: “mi voluntad se hace, en la tierra y en los cielos; por eso es que mis seguidores dicen cuando rezan el padrenuestro, hágase tu voluntad en la tierra como en los cielos. Tú no creísteis en mí; y por eso estas a la izquierda, en el lugar de los condenados.” Pero señor “¿entonces no era tu voluntad que yo hubiera sido ateo?”, “eso pregúntaselo a mis seguidores”, respondió dios. "Señor, “pero tus seguidores dicen que al yo haberme vuelto católico antes de mi ejecución, tú me perdonarás; y antes de recibir la inyección letal, un cura me confesó y me dio la unción. Pero dios que lo sabe todo, no se creyó el cuento de mi conversión.

Yo le respondo “¿acaso no me enseñaron en la tierra, que tú siempre respetabas el libre albedrio? ¿Por qué no me dejas ir a donde a mí se me dé la gana?”, yo puedo elegir si voy al cielo, al infierno o de nuevo a mi casa en la tierra ¡mis hijos pueden morir de hambre sin su padre!

Dios me dice: “no te preocupes, que tus hijos tienen el cielo asegurado; ellos disfrutarán como ángeles en la gloria eterna”. Inmediatamente yo respondo indignado “¡¿para eso es que dejas que en la tierra, mueran millones de niños de hambre cada año?! ¿Para tener angelitos? ¿No te conformas con los que ya tienes, o no puedes crear algunos con tus poderes?”. En ese momento; otra persona que estaba a la izquierda conmigo en el lugar de los condenados, se llena de valor y enfrenta a dios.

“Señor: soy una madre soltera, y acabo de morir horriblemente apuñaleada por unos delincuentes que roban celulares ¿Por qué has permitido eso? yo siempre rezaba el padrenuestro, y antes de decir amén, yo decía -líbrame del mal-”. Dios responde: “señora, yo respeto la libertad de los delincuentes; ellos recibirán su merecido en el infierno”. “Señor, ¿y por qué no has respetado mi libertad? ¿Acaso yo elegí libremente ser asesinada por unos maleantes y abandonar a mis hijos?. Dios enojado arroja a la pobre señora al infierno. Era atea.

En ese momento, un condenado que acababa de morir, le pregunta a dios: “señor ¿acaso no sabías que yo iba a ser un delincuente? ¿Por qué me hiciste venir al mundo, y por qué me juzgas si sabes que seré condenado?”. Dios le responde: “no fue mi culpa que tú nacieras, fue culpa del bandido que violó a tu mamá; y tu mamá como buena católica, no quiso abortar; si te hubieran abortado, serias un angelito en el cielo y tu mamá estaría en el infierno como todos los que abortan”. Señor, ¿pero porqué dejaste que violaran a mi mamá?... “pues por lo del libre albedrio”, responde dios, “¿Y el libre albedrío de mi mamá?” apostilla el condenado. Dios lo manda al infierno por preguntón. En condenado grita ¡idiotaaaa, no me respondiste la otra pregunta ¡¿Por qué me juzgas si sabias que sería condenado desde antes de nacer?!.

En ese momento, uno de mis hijos aparece en el lugar de los que irán al cielo y le dice a dios: “señor, acabo de morir aplastado por un camión, mi mamá quedó llorando desconsolada, ha perdido a su esposo condenado a muerte y ahora perdió a su hijo ¿me puedes dejar volver a la tierra? ¿Vas a respetar mi libertad de volver con mi mamá?”, “no señor, irás al cielo”, respondió dios. Mi hijo le pregunta a dios “¿no es injusto que padre e hijo estén separados?, yo en el cielo y mi papá en el infierno ¿Cómo voy a disfrutar del paraíso sabiendo que mi papá se está quemando?”, a lo que dios confundido responde, “no te preocupes, yo haré mágicamente que tú no sufras por la tragedia de tu padre; en el cielo todo es gozo y alegría”, a lo que el niño responde “¿y no puedes hacer lo mismo con los niños de la tierra?”, dios indignado manda a mi hijo al infierno. Cuánto lamento haberle enseñado a ser escéptico.

Las almas de fetos abortados, que estaban haciendo fila para entrar al cielo, de repente se rebelan contra dios. “¡Señor, señor! ¡Queremos que perdones a las mujeres que abortan y a los médicos que practican abortos! ¡No es justo que ellos se condenen sólo por haber garantizado que nosotros fuéramos al cielo sin pasar por el sufrimiento de la tierra!”, y dios no tuvo más salida que aceptar la petición. Inmediatamente los asesinos en serie de niños que esperaban su paso al infierno, también pidieron el mismo beneficio; y dios, para evitar contradecirse más, los perdonó.

La idea de un infierno eterno, es la idea más aberrante que la religión a
podido crear, ya que lleva el odio y la discriminación hasta después de la
muerte. Pero ¿cómo saber cuál dios te juzgará?, a través de la
historia han existido y aun existen miles de religiones que proponen un
castigo a los que no crean. 
¿no sería bueno creer en todas las religiones?.
A la protesta se unieron más niños. Miles de niños egipcios asesinados por el mismísimo dios durante las terribles diez plagas; pidieron a gritos que dios perdonara a los miles de idólatras que dios ordenó matar por que adoraron a otros dioses. Los niños querían que aquellas personas fueran sacadas del infierno y llevadas al cielo, después de miles de años de tortura en la fosa en llamas. Dios se negó de manera tajante, argumentando que durante al antiguo testamento, él podía matar al que se le diera la puta gana; e insultó a los pobres niños diciéndoles que deberían estar agradecidos de que el papa Benedicto XVI había cerrado el limbo, y gracias a eso, los pequeños fueron migrados al cielo.


Diez cristianos que esperaban su paso al cielo; muy enojados con dios, le gritan: “¿¡señor, como es posible que el señor que nos mató al inmolarse con una bomba en su espalda, pueda ingresar al cielo con nosotros!?”, y dios responde, “lo lamento, él es un musulmán que vivió toda su vida equivocado de religión y no es culpable de no haber conocido a Cristo el verdadero dios y salvador”.   Pero el musulmán estaba aun más indignado y miraba para todas partes, ¡¿dónde diablos están mis setenta y dos vírgenes, yo sólo veo una ¿me la puedo llevar?!

La virgen María también se revela contra dios y le pregunta: ¿Por qué no les permite a los que están en el cielo, que vayan a la tierra por lo menos en navidad, para que celebren con su familia el día que yo te parí a ti después de que tú mismo me embarazaras?, esa será una extraordinaria y maravillosa forma de probar tu existencia, y nos evitamos de estar echando a quemar almas que en vida no creyeron en ti.

Ante tantas preguntas, dios decide reprogramar su software, y convierte en pecado mortal el sólo hecho de preguntar.




La historia que les acabo de contar, ocurre todos los días en el oscuro cruce entre el cielo y el infierno.

Y tú, sin importar si te salvas o te condenas, ¿Qué le dirías al dios cristiano el día de tu juicio? ¿Qué crees que dios debería responder, teniendo en cuenta los argumentos de los que creen en ese dios?

martes, 26 de abril de 2011

Como darle jaque mate a cristianos con pocos movimientos.

Demostremos que no hay dios que dé o quite la vida.

Amigo cristiano; si un sicario planea el asesinato de una persona y logra consumar su crimen.

¿Quién planeó la muerte de la víctima del sicario?, dios o el sicario asesino.

Si te responde que fue dios el que planeó todo; entonces esto dejaría libre de culpa al asesino y este no sería un pecador debido a que fue dios el que fraguó el plan. El sicario sería un simple robot que cumple los designios divinos. Dios se llevó al difunto a su presencia, no hay nada que hacer.

Si te responde que el culpable fue el sicario asesino, habrá acertado; pero el cristiano estará reconociendo que dios no tiene la capacidad de quitar la vida, y por lo tanto dios no tendría autoridad sobre la vida humana.


Amigo cristiano; si un violador planea violar a una mujer y logra consumar su crimen dejando a su víctima en embarazo.

¿Quién es el responsable del niño que vendrá al mundo?, dios o el violador.


Si te responde que fue dios el responsable de la nueva vida que vendrá al mundo como consecuencia de una violación. Una vez más se estaría exculpando al violador, debido a que fue dios el autor del plan, y el violador sería un simple robot víctima de los designios divinos, y no podría ser culpado de su delito.

Si te responde que fue el violador el único responsable del embarazo de la víctima, habrá acertado; pero esto demostraría que no fue dios el responsable de la nueva vida que vendrá al mundo y que nunca conocerá a su padre. Al no haber sido dios el responsable del delito del violador, entonces no fue dios el que le dio la vida a la nueva creatura; todo fue causa de un acto desafortunado.


Ahora les recomiendo esto para enfrentar a sus propios padres.

Papá o mamá. Si una persona nace, crece, vive y muere sin conocer el cristianismo ¿se salva o se condena? ¿Va al cielo o al infierno?

Si la respuesta es que se va al infierno; esto dejaría a dios como un ser demasiado injusto. ¿Cómo se puede condenar a alguien que nunca en su vida escuchó hablar de aquel zombi judío llamado Jesús?



Si la respuesta es que se salva y se va para el cielo; inmediatamente pregúntales a tus padres:


¿Cómo pudieron haberme enseñado esa religión? ¿No habría sido mejor que yo nunca hubiera escuchado hablar del cristianismo?. Si el objetivo del cristiano es llegar al cielo ¿no crees que la mejor forma de llegar al cielo es no conocer a Jesús?. Si una persona nunca conoce a Cristo, entonces nunca podrá rechazarlo y no es culpable de desconocer sus mandamientos; pero si lo conoce, puede rechazarlo o violar sus mandamientos y ganarse el infierno. De esta manera podrás cuestionar la existencia de la iglesia y la existencia de la religión. ¿Acaso no es más fácil ir al cielo si no existiera la religión?.

Aquí les dejo estos sencillos movimientos para ganar la partida sin necesidad de complicados argumentos científicos. Si tienes más argumentos simples y sencillos como los anteriores, como para niños que ya no quieran volver a misa, puedes compartirlos en esta entrada.


Pero nunca olvides esto:


"Discutir con un creacionista es como jugar ajedrez contra una paloma, apenas comienza la partida se para sobre la mesa, tira todas las piezas, se caga en el tablero y luego se va volando con sus amigas clamando que ganó"

Scott D. Weitzenhoffer



Y para los que quieren saber lo que estuvo haciendo la iglesia católica en la pasada semana santa; escuchen este audio. El audio es del sermón de las siete palabras, presidido por el cura Héctor Valencia López, párroco de la parroquia nuestra señora de Valvanera de la ciudad de Pitalito (Huila), Colombia. El sermón fue transmitido por la emisora local, la poderosa del Huila, y tuve la oportunidad de grabarlo. 

jueves, 10 de marzo de 2011

Para hacer el bien no es indispensable la religión; pero para hacer lo que sucede en este video, es indispensable la religión.

Echen una mirada a este video. Fue lo mismo que la iglesia católica hizo durante siglos contra los que no aceptaban sus dogmas. Sucede en pleno siglo XXI, y sus causas son netamente religiosas, y demuestra que los que creen en barbaridades, hacen barbaridades si tienen la oportunidad. La iglesia ya no lo hace, no porque hayan renunciado a su forma macabra de imponer sus creencias, sino porque ya no tienen el poder del estado para hacerlo.

lunes, 28 de febrero de 2011

¡Paga tu diezmo y ven a rezar, o Satán te llevará y dios te castigará! jo jo jo. Orígenes y evolución de “el coco de los adultos”.

La egiptóloga Kara Cooney, en la serie “más allá de Egipto” que se emite en el canal discovery channel; nos muestra que hubo una época en que no existía el concepto del “diablo”, ese temible demonio que nos incita al mal, y que los cristianos creen (o simulan creer) que es el enemigo de dios, y que fue el que tentó a Jesucristo en el desierto.

La realidad es otra; el diablo, el demonio, Satanás, Lucifer, el mandingas, el patas, el putas… o como quieras llamarle, es un vestigio de dioses antiguos inventados por el ser humano. Si, el diablo es un mito, lo mismo que el vampiro o el coco que asusta a los niños que no se quieren dormir; es un mito, lo mismo que los miles de dioses y diosas que la humanidad ha inventado para enfrentar su miedo a la vida y a la muerte.

Satanás no existe, y dios tampoco; y en este episodio de “más allá de Egipto”, la egiptóloga Kara Cooney, nos muestra los orígenes de los dioses y demonios que la humanidad ha creado. Dioses y demonios que le sirven a los inteligentes para dominar a los tontos, y a los tontos, para pedir favores y enfrentar el miedo a la muerte aparte de explicar lo que no entienden de la naturaleza.

También podrán ver que el cristianismo es un plagio de mitologías más antiguas, que fue usado para fines políticos y de dominación en el imperio romano, de la misma forma como hoy se usa para dominar a las masas de ovejas (personas).


¡Paga tu diezmo y ven a rezar, o Satán te llevará y dios te castigará! jo jo jo.

miércoles, 26 de enero de 2011

Tres casos de secuestro de niños; una sola conclusión para los ateos, y miles de preguntas para los creyentes y sus líderes espirituales.


En la mañana del 28 de mayo del año 2008, los delincuentes llegaron a la casa del Alcides Pinto con un propósito siniestro. No voy centrarme en preguntas como, ¿dónde estaba el dios cristiano en ese momento?, nada de eso; él sabrá como hace sus cosas. Lo sucedido aquella mañana, despertó la solidaridad de los medios de comunicación masiva, y como consecuencia, se activó la solidaridad de todo un país; miles de personas, que al no poder ser parte activa del drama, sólo podían hacer lo que hacen millones de personas en el mundo para aparentar que están haciendo algo; recurrieron a nadie más ni nadie menos que al creador del universo, el todopoderoso rico en amor y misericordia con sus hijos, que mediante una técnica conocida como “oración” usada por los creyentes, puede usar sus poderes sobrenaturales para ayudar a quien lo invoque, al mejor estilo del chapulín colorado.

Los delincuentes, haciéndose pasar por empleados de una floristería, engañaron a las personas que residían en la casa, y luego de amedrentarlos, se llevaron Joel Paolo Pinto, un bebé de apenas 23 meses, que a su corta edad tuvo que experimentar un flagelo que ha dejado una senda de dolor un muerte en Colombia a lo largo de muchos años: el secuestro. El niño desaparece en manos de los delincuentes; pero la reacción de los medios de comunicación, no le permite a la policía “echarse con las petacas”, una expresión popular colombiana que indica negligencia. A medio día los noticieros reportaban la historia con lujo de detalles, y la cacería a los delincuentes se sentía en la ciudad de Bogotá.


Joel Paolo Pinto y Alcides Pinto de nuevo juntos.
Al día siguiente, ¡la buena noticia! Mientras el padre del niño era entrevistado en vivo y en directo durante la emisión del noticiero del medio día; se emitió la anhelada noticia: Joel Paolo Pinto, había sido rescatado sano y salvo; los delincuentes eran capturados, y las lágrimas de alegría de su padre, emocionaban a todo el país. Las miles de oraciones, habían sido escuchadas por el todopoderoso quien no dudo en responderlas, llevando a feliz término la historia de este secuestro. No voy a centrarme en lo obvio ¿luego no dicen que dios respeta el libre albedrío de las personas que desean hacer el mal? ¡¿Entonces cómo hizo esta vez para desbaratar el plan de los delincuentes y lograr el rescate del niño?! ¿Dios no violó la libertad de los secuestradores al responder las oraciones de los creyentes que pedían la libertad de Joel? Esto será tema para la próxima entrada de m blog; por ahora voy a seguirles la corriente a los creyentes que creen que dios obró para obtener la libertad de este niño. Me aguanto callado, y acepto que el poder del dios en el que cree la mayoría de colombianos, se hizo sentir esta vez.



Ivonne Lozano busca a su hijo Luis Santiago.
 El 24 de septiembre del año 2008 en Chía, Ivonne Lozano pide ayuda; su pequeño hijo Luis Santiago Lozano, acaba de ser secuestrado; los medios de comunicación inician el cubrimiento de su caso, y la policía inicia la casería de los secuestradores. El país está en vilo, ¿Qué podemos hacer los que no podemos hacer algo?, ¡qué tal si invocamos al chapulín colorado! -No contaban con mi astucia-, o mejor dicho, al dios todopoderoso, omnipotente y omnisciente que ya demostró que es capaz de olvidarse de que debe respetar el libre albedrío de los delincuentes para llevar un secuestro a feliz término como lo hizo con Joel Paolo Pinto, el niño rescatado con el que di inicio a esta entrada. ¡Sí!, dios, al escuchar las oraciones de los colombianos, violó el libre albedrío de los secuestradores de Joel Pinto y les daño el plan ¿o no fue así?, ¿No podrá hacer algo por Luis Santiago Lozano?. No vamos a centrarnos en preguntas como, ¿dónde estaba dios cuando se llevaron a Luis Santiago?, nada de eso, él sabe como hace sus cosas; y lo del libre albedrío será tema de mi próxima entrada. Lo cierto es que Colombia se unió en oración para pedirle a dios que Luis Santiago Lozano volviera sano y salvo al seno de su hogar. Los días pasaron, y su madre clamaba por la libertad de su hijo. Ivonne Lozano y su esposo Orlando Pelayo, eran el centro de atención de las multitudinarias marchas y plantones que se organizaron para pedir el regreso de Luis Santiago. Los días seguían pasando; y el 30 de septiembre del mismo año, ¡la buena noticia! nada más y nada menos que de boca de uno de los supuestos ministros de dios en la tierra; el sacerdote Alirio López, uno de esos curas que salen en televisión, había recibido la llamada de una mujer que aseguraba tener el niño en su poder. El niño sería entregado al cura, el cual ganaría un poco de publicidad para él y para el dios al que dice representar.

La realidad, lamentablemente, fue otra; Luis Santiago Lozano, fue hallado muerdo, arrojado en un despeñadero como cualquier desecho. Fue asesinado por su propio padre Orlando Pelayo y sus cómplices, sin que algún dios oyera las súplicas de su madre y la de todo un país que esperaba lo mejor. No vamos a centrarnos por ahora en preguntas tan obvias: ¿Para qué pedirle a dios que haga algo, si él de antemano con su omnisciencia, ya sabe lo que sucederá?, y si dios quería llevárselo a un paraíso a gozar de la vida eterna ¿para qué tratar de impedirlo a punta de oración? ¿Y es que acaso dios no tiene otras formas más honorables de llevarse un niño al cielo? ¿No podría quitarle la vida estando en su cuna, en vez de permitir que su cuerpo fuera violentado tan horriblemente por su propio papá?, si dios hizo su santa voluntad y se llevó a Luis Santiago a mejor vida ¿entonces su padre asesino no es culpable de sus actos?, y no quiero preguntarme lo que pasaría si el niño no estaba bautizado, ya que podría colapsar el dogma católico; piensen, si el niño no estaba bautizado, murió con el pecado original, y al no haber limbo (Benedicto XXI eliminó el concepto de limbo) ¿a dónde diablos se irá su alma? ¿Al infierno? No!, la iglesia ha dejado abierta la esperanza del cielo para los niños muertos sin bautismo; y esto dejaría al asesino de Luís Santiago como héroe y mártir que irá al infierno por haberle asegurado el cielo a su hijo (ja ja ja). Y si el niño estaba bautizado ¿cómo pudo ser asesinado tan fácilmente si se supone que la muerte, según el dogma católico, es la consecuencia del pecado?. Me centro en el dogma católico, ya que dicha religión es profesada por la mayoría de personas en mi país.


Alirio López, el típico cura oportunista, representante de
una institución que vende falsas esperanzas.
Pero vamos a darles crédito a los creyentes. A pesar de todas las innumerables contradicciones que tienen; vamos a suponer que dios le devolvió la libertad a Joel Paolo Pinto, aun cuando sabemos que fue la policía y no dios. Vamos a suponer que dios escuchó la oración de Alcides Pinto y la de miles de personas que rezaron por la libertad de Joel, y usó su poder para arrancarlo de las garras de los secuestradores; aunque esto supondría que dios irrespetó la libertad que tenían los secuestradores de cobrar el rescate o venderlo a la guerrilla. Vamos a aceptar que dios quería tener a su lado a Luis Santiago Lozano, y por eso permitió que su padre lo asesinara vilmente, ¡dios sabe como hace sus cosas! Dicen los creyentes, y dios debe respetar la libertad de los asesinos, replican los creyentes; aunque no respetó los planes de los secuestradores de Joel Paolo. Dios tal vez quería que Luis Santiago no sufriera en este mundo desalmado y quería mandar un mensaje a los colombianos a ver si despertamos; aunque esto supondría que Orlando Pelayo no es culpable, vamos a aceptar ciegamente las premisas de los creyentes en el dios amoroso y misericordioso que representa el cura Alirio López, que terminó siendo un oportunista como la señora loca que lo engaño. Acepto sin razonar todo lo que digan los creyentes; pero ¿qué opinan de este otro caso?:

Mientras Alcides Pinto y miles de creyentes agradecían al todopoderoso por haberle violado la libertad a los secuestradores de Joel Paolo Pinto; y mientras Colombia daba el último adiós a Luis Santiago Lozano con una bella ceremonia a la usanza católica donde consolaban a la familia del niño haciéndoles creer en un ilusorio paraíso de hadas y ángeles. Mientras miles de personas en estos últimos cinco años han recibido milagros del supuesto dios, que con su poder ha traído a la libertad a muchos niños y adultos. Mientras unos creyentes agradecían a dios la libertad de sus familiares que volvían a la vida después de la experiencia del secuestro; y otros aceptaban la sabia pero triste voluntad de su dios, que permitió la muerte de sus seres queridos en manos de sus verdugos con libre albedrío, que disfrutan violando el libre albedrío de otros seres humanos, ante la mirada cómplice de… del gobierno… me canse de nombrar a dios. En conclusión; mientras los que se salvaban agradecían a dios, y los familiares de los que morían culpaban a reimundo y todo el mundo, menos a su dios; en mi ciudad natal, Pitalito, cómo en miles de lugares más, hay una familia que no sabe que hacer: no saben si Karen Jullieth Gómez Martínez está en el paraíso eterno al lado del creador; no saben si está engrosando las filas de las farc o de los paramilitares, o ejerciendo la mendicidad en alguna ciudad de Colombia, o vendiendo su cuerpo el mejor postor en algún lejano país. ¿Dónde está mi hija querido dios? ¿Te la llevaste al cielo o está en el infierno? Y me refiero al infierno que hay en este mundo cruel e injusto con un dios que según sus seguidores, privilegia el libre albedrío por encima de la dignidad, la honra y la felicidad de sus amados hijos, aunque en el caso de Joel Pinto, pareces que te olvidaste de la regla de respetar el libre albedrío de los delincuentes. No me refiero al infierno terrible que Benedicto XXI debió haber cerrado también; ¡cómo desearía que estuviera en el cielo a tu lado! ¡Pero cómo saberlo! ¿Habrá algún problema en que me lo hagas saber?



Karen Jullieth Gómez Martínez, niña desaparecida
en Pitalito desde el año 2005.
Karen Jullieth Gómez, a sus escasos cinco años, desapareció. Vivía en el barrio Villas del Prado en la ciudad de Pitalito, al sur de Colombia, la ciudad desde donde escribo esta entrada. El 28 de junio del año 2005, Karen Jullieth se esfumó de la faz de la tierra, y hoy su familia no sabe si está viva o muerta, y si estuviera viva, su familia desconoce su paradero y la actividad que desarrolla; tal vez Karen no recuerde a sus padres hoy, y esté feliz con su nueva familia, y no me extrañaría que fuera creyente en “papito dios”, ese amigo que protege a los niños del temido “coco”. Tal vez haya sido víctima de la trata de seres humanos, o reclutada a la fuerza por algún grupo armado ilegal; lo cierto es que su familia desearía que aquel dios amoroso y todopoderoso, les dé razón de su paradero ¿se la llevó al paraíso? ¿Está en la tierra? ¿Está bien o está mal?, “sólo dios lo sabe”, esa fue la expresión que escuche de un familiar; lástima que ese dios no se digne a darle a la familia de Karen, la respuesta que esperan desde hace más de cinco años. ¿Te parece descabelladla mi petición amigo creyente?; si eres cristiano, y crees que la biblia es la palabra de dios, deberías haber notado que tu dios, mediante el espíritu santo, mandó a un ángel a violar a una dama para parirse a sí mismo y redimir a la humanidad; ¿te parece imposible que dios mande a un ángel a darle a una familia desesperada, una respuesta a sus súplicas?.



Han pasado más de cinco años, y no se sabe nada de Karen Jullieth. Miles de personas atraviesas por la misma situación; víctimas de la guerrilla o de los paramilitares hoy llamados bandas criminales. Miles de familias creyentes, siguen sin saber si sus seres queridos fueron llamados por dios a la eternidad, o están vivos en alguna parte del mundo. Muchas personas morirán sin saber la suerte de sus seres queridos, y sin poder decir, ”que dios lo tenga en su gloria” o “que dios te bendiga”. Amigo creyente ¿Dónde está tu dios en estos casos? ¿para que permite tan vil incertidumbre?.


video


Nota: Antes de decirme que no debo cuestionar a dios, y que dios sabe como hace sus cosas; mejor mire este informe emitido cuando Karen cumplía tres años desaparecida. Esta noticia se emitió en junio de 2008 en primera plana del noticiero tratando de despertar la solidaridad de las personas y el apoyo de las autoridades competentes. Dos años después de este informe, nada se sabe de Karen; sólo dios sabe donde está, lástima que el hijo de puta no dirá el lugar.